6 meses ago domin02 0

La banca española no da por perdida la batalla de ganar rentabilidad, a pesar de los bajos tipos de interés, y encara 2020 dispuesta a llevar a cabo nuevos ajustes de plantilla y de la red de sucursales, sin descartar también fusiones.

Bankia seguirá un año más en el foco de todas las miradas y las quinielas apuntan a una integración con el Sabadell, aunque algunas fuentes no pasan por alto que otro banco pueda presentar una oferta mejor por el grupo participado por el Estado, que posee aún más del 62 % del capital.

Las entidades medianas, entre ellas Unicaja Banco, Liberbank, Ibercaja Banco y Abanca, están llamadas también a ser protagonistas en este 2020, tras los intentos fallidos de fusión en la mayoría de los casos, o de salida a bolsa por parte de la entidad aragonesa.

Lo que está claro es que los bancos seguirán buscando en 2020 vías para mejorar sus exiguos ingresos ampliando su oferta con productos que aporten mayores ingresos, una vez descartado el cobro por los depósitos, resume uno de los principales ejecutivos del sector.

Aunque la banca española presume de ser la más eficiente de Europa, sus niveles de capital siguen estando por debajo de la media, al igual que su rentabilidad, por lo que los supervisores, tanto el BCE como el Banco de España, animan a actuar.

La política monetaria del BCE no parece que vaya a cambiar en el corto plazo, pero el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, señaló recientemente que reduciendo la morosidad y mejorando la eficiencia, hasta los niveles previos a la crisis, los ingresos aumentarían en unos 5.000 millones anuales.

En cuanto a la eficiencia, coinciden en que los ajustes de plantilla y sucursales son la clave; una fusión allana el camino para llevarlos a cabo, pero no es la única fórmula y más de una entidad desvela, sin que se pueda citar, que planea nuevos recortes.

close
Mantenemos tus datos en privados y solo los compartimos con los terceros que hacen posible este servicios. POLÍTICA DE PRIVACIDAD