Sara Carbonero vuelve a sus orígenes y comienza nueva etapa en la radio

Sara Carbonero vuelve a sus orígenes y comienza nueva etapa en la radio

Sara Carbonero ha vuelto a sus orígenes y, 15 años después, ha empezado una nueva etapa en la radio. Concretamente en Radio Marca, la emisora en la que empezó a trabajar como periodista deportiva antes de dar el salto a la televisión y convertirse en uno de los rostros más conocidos primero en La Sexta y, después, en Mediaset. “Vuelvo a casa por Navidad, como el turrón”, ha bromeado la presentadora en su primera aparición ante los micrófonos. “Acabo este año con un inicio; qué contradicción tan maravillosa, la de terminar 2020 empezando un proyecto. Y lo hago en el lugar que ya fue mi casa hace 15 años, con la suerte de trabajar en el medio que sin duda, atrapa y engancha como no lo hace ningún otro: la radio”, ha escrito Carbonero en su Instagram tras su paso por la emisora.


La comunicadora manchega, que tendrá una sección dos días a la semana y de media hora de duración que se llamará Que siga el baile, no ha hablado solo de su retorno, sino también de su paso por Portugal, donde ha vivido estos últimos cinco años junto a Iker Casillas y sus dos hijos, y de su enfermedad. “Hay que normalizar las cosas, pasa a mucha más gente de lo que pensamos, pero pensamos que a ti no te toca”, ha asegurado sobre el cáncer de ovario del que fue operada hace un año y del que asegura estar totalmente recuperada. “Es otra etapa, hay que aprender a vivir con lo que hay, sin miedo, y he aprendido que todos somos más fuertes de lo que pensamos”, ha explicado la presentadora. Ella ha aprendido a vivir “con mayúsculas” después de varios mazazos en su familia, pues además de su cáncer y del infarto de miocardio que sufrió Casillas semanas antes de pasar ella por quirófano, la presentadora ha tenido que hacer frente a la muerte de su abuelo y a la pandemia global.

Sara Carbonero regresa a sus orígenes y comienza una nueva etapa en la radio
Acabo este año con un inicio; qué contradicción tan maravillosa, la de terminar 2020 empezando un proyecto. Y lo hago en el lugar que ya fue mi casa hace 15 años, con la suerte de trabajar en el medio que sin duda, atrapa y engancha como no lo hace ningún otro: la radio. Me sumo al equipo de @radio_marca para presentar la sección “Que siga el baile”, dentro del programa “T4” con mi querido Vicente Ortega los martes y jueves a las 17 horas.
 
Una sección que comenzará en enero y que será mi pequeño rinconcito para ‘cambiar el mundo, hablar de más o enredar un poco…’ como lo resumirían Leiva y Rubén. Un espacio radiofónico donde descubrir historias de esas que te hacen vibrar el alma con invitados de excepción y, sobre todo, con la presencia de una protagonista indiscutible, la música. Porque yo no concibo la vida sin ella y la radio es su mejor altavoz.Uno no puede tocar la música, pero ella sí puede tocarte a ti (y de qué manera lo hace). Cuando la vida te sobrepasa, cuando revientas de alegría, cuando la necesitas sin más. En fin, no apaguéis jamás la música de vuestras vidas y…que siga el baile

Gracias especiales Edu García por ese abrazo de hace dos años, por las palabras de esta tarde que me han dado alas para volar hasta el infinito y por confiar en mi.

En el reciente estreno del documental sobre Iker Casillas, Colgar las alas (Movistar), la propia Carbonero, siempre discreta en lo tocante a su vida privada, hablaba con sinceridad sobre el momento en que se enteró de lo ocurrido a su marido. “Yo estaba en Cádiz. Había estado dos días por trabajo y cogimos el vuelo con total normalidad a Madrid porque tenía que hacer una escala de unos 30 o 40 minutos hasta coger mi avión a Oporto”, relata Carbonero sobre ese momento dramático. Fue una amiga que viajaba con ella quien le contó que su marido había sufrido un infarto. “Ana me dejó sentada y a los cinco minutos de salir por la puerta volvió a entrar y me dijo: ‘Estate tranquila Sara, a Iker le ha dado un infarto’. Así”, cuenta emocionada la periodista que añade que en el momento de desconcierto y aunque sabía que su marido no podría cogerle el teléfono trató de ponerse en contacto con él.

“Cuando estaba a punto de subir al avión hacia Oporto me llamó Iker”, cuenta la periodista. “Tenía la voz débil, pero me tranquilizó. Ya no sé qué más me dijo”, rememora de ese momento estresante en el que su marido estaba pasando por uno de sus peores momentos y ella se encontraba lejos y sin posibilidad de estar a su lado. Cuando Sara llegó finalmente a Oporto y al hospital en el que se encontraba Iker Casillas se encontró con un ambiente pesimista que la llenó de temores y le “rompió el alma”, como confiesa ahora.

Por suerte el exguardameta se ha recuperado del incidente, aunque ha tenido que colgar definitivamente las botas. Tras despedirse del Oporto, el club en el que ha jugado estos últimos cinco años tras su salida del Real Madrid, desde el pasado septiembre la pareja se ha vuelto a instalar en Madrid. La nueva trayectoria profesional del portero sigue siendo una incógnita, aunque no se descarta que siga ligado al futbol de alguna manera. Mientras, muestra todo su apoyo a su esposa, que según ha revelado ella está muy contento de esta nueva etapa en su vida. “Me anima, me apoya, le trae también muy buenos recuerdos, aunque en esa época no nos conocíamos. Todo lo que sea que yo esté contenta e ilusionada él está contento”, ha dicho Carbonero sobre el padre de sus dos hijos. Además de regresar a su faceta de comentarista deportiva, Sara Carbonero continuará también desarrollándose como empresaria de moda con Slow Love, la marca de estilo de vida que fundó hace cinco años junto a su compañera y amiga Isabel Jiménez.

Dejar un comentario